viernes, 11 de marzo de 2011

RAMAKRISHNA

 El año 1836 nació en la India sri Ramakrishna, Maestro que, con la ayuda de su discípulo Vivekananda, consolidó para Occidente los fundamentos del "actual" Arte del Buen Pensar. De su Enseñanza algunas frases:

Mientras vivo, aprendo

- Aquello que el hombre piensa, eso llega a ser. -

- Como los ladrones no entran en una casa donde hay gente despierta, del mismo modo, si tú estás en guardia, ningún mal pensamiento podrá entrar en tu mente y despojarla de su bondad.

- Cuanto mayor es el apego que se tiene al mundo, tanto menor es la posibilidad que tiene el hombre de obtener el Conocimiento. Cuando menos está apegado al mundo, más probabilidades tiene de alcanzar el Conocimiento.

- Dios está en todos los hombres, pero todos los hombres no están en Dios; es por eso que sufren.

- Descubre dentro de ti mismo la dulzura de la conciencia espiritual.

- El conocimiento lleva a la unidad, como la ignorancia a la diversidad.

- El hombre es recompensado de acuerdo con sus pensamientos y propósitos.

- El progreso espiritual de una persona depende de su condición mental y modo de pensar.

- El próximo nacimiento del hombre está determinado por lo que piensa en el momento de morir.

- Entre los miles de cometas que se remontan en el espacio, sólo uno o dos cortan el hilo y quedan libres. De igual modo, de cientos de aspirantes que practican disciplinas espirituales, solamente uno o dos se liberan del cautiverio del mundo.

- Guarda en lo íntimo tu fe y sentimientos. No hables de ellos a los demás. Caso contrario sufrirás una gran pérdida.

- Hasta que no te vuelvas simple como un niño, no recibirás la iluminación divina. Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo como si fueras un niño; sólo así llegarás a conocer la Verdad.

- Hay perlas en el fondo del mar, pero sólo se encuentran arriesgándose. Si te sumerges una vez y no sacas ninguna, no por ello debes concluir que el mar no las contiene. Bucea una y otra vez, y seguro que al final darás con lo que buscas.

- Haz tú mismo lo que quieres que otros hagan.

- La mente es la que está ligada y es la mente la que se libera.

- La mente es todo. Si tu mente pierde su libertad tú también dejas de ser libre. Si tu mente es libre, tú también lo eres. La mente puede teñirse con cualquier color, como una blanca tela recién lavada. Si a la mente se la deja en mala compañía, las malas influencias colorean sus pensamientos. La mente cambia su naturaleza de acuerdo con el ambiente en que vive y actúa.

- La meta no puede ser alcanzada hasta que no se fortalezca la mente y se tome la firme resolución que debe lograrse la realización en esta misma vida, más aun, en este mismo momento.

- Los hombres están prontos para alabar y prontos para criticar; por lo tanto, no prestes atención a lo que los demás digan de ti.

- Los libros sagrados sólo indican el camino que conduce a Dios. Cuando se conoce el camino, ¿de qué sirven los libros?

- Mientras gobiernas a la mente con firmeza, ella trabaja bien y ventajosamente, pero en cuanto descuidas tu vigilancia, se desvía del recto sendero

- Naces en este mundo con dos tendencias, una la de buscar el sendero de la liberación y la otra la de la inclinación a la mundanalidad y la esclavitud.

- Nació en vano aquél que teniendo la rara oportunidad de nacer humano, no realiza el Ser en esta vida.

- No critiquéis a quienes tienen la plena convicción de que las sendas que siguen conducen a la realización de Dios. Cualquier cosa que se cree ardientemente y se adopta como medio para realizar a Dios, no debe ser criticada. No se debe condenar la actitud de ningún aspirante, puesto que cualquier camino, si es seguido sinceramente, conduce a Dios, que es el destino y consumación de todas las prácticas. Seguid buscando a Dios, cada uno a su manera, sin criticar el sendero de los demás.

- No prestes atención a lo que los demás digan de ti... Si tú vives en el mundo haz que los demás te respeten. No hagas daño a nadie, pero, al mismo tiempo, no permitas que otros te dañen a ti.

- Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo como si fueras un niño; solo así llegarás a conocer la Verdad.

- Permanece siempre firme y constante en tu propia fe, pero aléjate de todo fanatismo e intolerancia.
- Si a un elefante se le deja suelto, vaga de aquí para allá arrancando plantas y arbustos, pero se calma tan pronto el cornac le aplica la picana en la cabeza. Del mismo modo, la mente, cuando no se la controla, vaga en una selva de pensamientos vanos, pero enseguida se tranquiliza si se la golpea con la vara del discernimiento.

- Si tienes fe, alcanzarás el objetivo de tu anhelo.

- Si una persona que está poseída de un mal pensamiento llega a darse cuenta de ello, el mal pensamiento lo abandona de inmediato.

- ¿Verán todos los hombres a Dios? Nadie se quedará en ayunas durante el día entero; algunos consiguen la comida a las nueve de la mañana; otros a mediodía; y otros, en cambio, por la tarde o cuando baja el sol. En forma similar, tarde o temprano, en esta misma vida, o después de muchas otras vidas, todos deben ver y verán a Dios.