domingo, 9 de octubre de 2011

Saint Germain - Curación en la Nueva Era

Esta célula del grupo Avatar de Argentina acepta, reconoce y se inclina ante la Luz del Ser que es nuestra Patrona de Curación: MADRE MARÍA, Madre de Jesús y de toda la humanidad, Reina de los Angeles, Entrenadora de Elementales, Patrona de Curación, sostenedora del Concepto Inmaculado (la Perfección) y otras muchas funciones que desempeña integrando el maravilloso servicio que presta a los seres que vivimos en este planeta Tierra.

En su función de sostener el Concepto Inmaculado de Perfección para toda la humanidad, de la misma forma en que lo hizo con su Amado hijo Jesús, ella nos cuenta cómo le enseñaba a hacerlo:
..."Durante la vida entera de Nuestro Maestro, tanto José como Yo misma permanecimos con el único objetivo del sostenimiento de ese "Concepto" para Jesús. Sus sentidos recordarán, eran los más altamente desarrollados - su poder de visión, su poder de audición, sus pensamientos y sentimientos -. Naturalmente que El era el instrumento más sensitivo encarnado en esa época. A través de aquellos sentidos, Él podía atraer o la más grande Luz o, a través de la conexión con el mundo de la apariencia, podía atraer también la sombra que oscureciera la Maestría final y la victoria de Su Ascensión. Así que comenzamos desde una niñez muy, muy temprana enseñándole la historia del "Concepto Inmaculado" y enseñándole a magnificar solamente el bien. Por otra parte, en cada experiencia donde estuve en una posición de hallar la discordia, anulamos eso diciendo juntos: «Ahora bien, no magnificaremos esto, en vez de eso, magnificaremos el Poder de Dios, el Poder del Bien!». Él creció en esa atmósfera, esa radiación de la magnifícación del Bien y sin darle poder, ni sentido de realidad al mal"...
Madre María sabía perfectamente que el único Poder Real e Invencible es el de Dios y que si estamos centrados en él, nada imperfecto puede penetrar y/o grabarse en la conciencia, por eso enseñó a su Hijo a darle poder solamente al Bien, a Dios, porque si alguna imperfección se hubiese albergado en el Espíritu de Jesús, él no hubiese podido llegar en perfección a la gloriosa misión que tuvo en la Tierra.
Y con su Amor de Madre nos continúa relatando:
..."Este muchacho delicado, dispuesto y bello vestido con Su pequeña, sencilla túnica blanca, con las sandalias que José hizo para que Él se las pusiera en sus pies, estaba expuesto a cada pensamiento en cada plano, con sólo nuestro Amor para envolverlo. Fue en ese entonces que Yo le dije: «Hijo, tu alma tiene el poder para magnificar cualquier cosa que escojas aceptar como real, Tú puedes magnificar una apariencia de enfermedad y de aflicción o puedes magnificar al señor de la Vida»"...
Si bien el Maestro Jesús no tenía karma que redimir, en el momento que desciende a la Tierra, se le hace saber que por el libre albedrío que todos poseemos también él corría el riesgo de formar karma. Y Él pudo ser Victorioso porque se sostuvo en la aceptación única del Bien.
Invitación de la Madre María hacia la humanidad:
..."Ustedes se mueven alrededor del mundo de la forma y sus sentidos han estado con el hábito de traer a sus conciencias reportes de lo bueno y lo malo; ¿no tratarán ahora de cambiar eso mediante la aceptación solamente de lo bueno?; ¿tratarán de recordarme a medida que empiecen a hacer su trabajo diario y Nos permitirán ver lo que ustedes magnificarán en el curso de cada día?. Es un entrenamiento de felicidad y un pasatiempo placentero"...
Recordemos que los Maestros afirman: "lo que piensan y sienten es lo que traen al mundo de la forma", entonces por qué no volcar la atención en lo perfecto, para poder traer hacia nuestros mundos más y más perfección. Esta Verdad se aplica en curación y respecto a todo bien que anhelamos tener. Un ser que piensa, siente, ve y oye perfección no puede "enfermarse" porque la enfermedad no es similar a la perfección.
Nosotros elegimos lo que pasa en nuestras vidas, Madre María nos enseña que somos magnetos:
..."Amados Seres, sus almas son magnetos, desde su alma fluye su vida, aquello con lo cual su atención se conecta, su alma lo magnífica. Este es un principio matemático y científico del cual ninguno puede escapar, sean ellos iniciados, chelas o legos. Ustedes pueden magnificar el bien o el mal. Cuando su atención se conecta con cualquier apariencia, su vida fluye desde su propio latido de corazón hacia dentro de ella, y ésta crece magnificándose en su propia conciencia - tanto en el mundo de la apariencia, como en los reinos internos - donde sea que more el alma. Ahora bien, ustedes pueden magnificar o las sombras y las aflicciones del mundo de la apariencia, o pueden magnificar el Poder de Dios, volcando el Rayo de su energía y atención hacia ese Santo Ser Crístico. Sostengan su atención allí, dedicándola para recibir y magnificar sus Poderes y Cualidades, hasta que su Ser Interno crezca en confianza, crezca en belleza y crezca en perfección en la imitación de ese Ser.
Nosotros hacíamos de esto un juego cuando Jesús era un joven. Como hacen los niños, Él llegaba golpeado en sus pies o en sus rodillas (todas las diversas apariencias que afectan a los muchachos pequeños en crecimiento) y le decía: «Nosotros no magnificaremos esa herida o esa cicatriz, magnificaremos a Nuestro Señor». Luego, volcando nuestra atención hacia ese Patrón Perfecto, Nosotros tres atraíamos la curación y la Paz de esa Presencia a través de Nuestros Seres, hasta que la apariencia de imperfección desaparecía, Nosotros hacíamos esto sistemáticamente."...
Si reflexionamos, ¿no será ésta una buena enseñanza para nuestros niños y jóvenes, para que puedan traer perfección a sus vidas desde temprana edad?. Pensemos en la posibilidad que estaríamos abriendo para ellos; le estaríamos enseñando a confiar en el Poder del Angel que está en sus corazones, en lugar de dirigir su energía hacia lo imperfecto y agrandarlo.
Sostenernos en la perfección no significa cerrar los ojos y negar que aún hay imperfecciones, es ver lo imperfecto elevándose hacia su perfección, es darle a Dios el poder de revertir esas apariencias.
Madre María nos sigue relatando:
..."Durante los años de la vida de mi Hijo, Yo misma me dediqué casi completamente al sostenimiento de ese concepto Divino Inmaculado para Él. No me comprometí en ningún servicio extraño excepto aquellos requeridos por Mi hogar. Trataba de vivir en un estado de contemplación constante de Su Estado de Ser el Hombre Divino, enfatizando Su Maestría a través de la presión de Mi Propio pensamiento y sentimiento concentrado...
Esta Amada Madre se preparó para esa encarnación durante centurias, aprendiendo concentración y generando en sí misma un enorme caudal de Amor, Misericordia y Compasión para no ver el defecto o apariencia de un hermano sino su Perfección. Ella desea ser conocida como Madre Cósmica de la Humanidad, y por eso comparte con nosotros esta instrucción:
..."Esa primera mañana del Viernes Santo, subí sola una ladera monótona como la Madre de Uno y bajé unas pocas horas más tarde, ¡como la Madre de millones!. ¿No era esa una oportunidad?. ¿No fue ésta una coronación gloriosa en vez de una penitencia?. El Viernes Santo me cambió de una mujer con un interés individual, a Madre Cósmica de todas las almas tan queridas para el Corazón de Dios y siempre recordaré esto así!
Por esto, Ella nos ofrece el mismo sostenimiento que tuvo para su Amado Hijo, ese es el Ímpetu de su Campo de Fuerza, Su Razón de Ser y abre su corazón de Madre para escuchar nuestras demandas, porque nos ama a todos por igual: "Benditos sus corazones, ustedes todos son Mis Hijos!. Ustedes saben que tengo un ímpetu del sostenimiento de ese Concepto Inmaculado (quizás lo gané en forma dura) pero lo que Yo hice por Jesús ahora he prometido delante de Dios hacerlo por todos los diez billones de almas de la Tierra, caminando el sendero al Hogar. Estoy haciéndolo ahora por cada uno con la misma intensidad con la cual lo sostuve por Mi Amado Hijo!
Sólo necesitamos poner la atención en Madre María con paz, con la seguridad de ser escuchados y hacerle nuestro pedido personal, visualizando esa curación llegando, otorgando de esta forma el Poder a Dios para su manifestación: ..."Verdaderamente se ha dicho que en la historia de las oraciones de los hombres, nunca se ha sabido que una simple ¡lanzada que me haya alcanzado, permanezca sin ser respondida desde que logré Mi posición de Autoridad.
Soy la Madre de todas las almas pertenecientes a estas evoluciones de la Tierra y por cada una de éstas oraré para que logren la misma gran Maestría y manifestación victoriosa que la Mía".

seguir leyendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario