domingo, 1 de abril de 2012

LA PUERTA ANCHA o LA PUERTA ANGOSTA



LA PUERTA ANCHA
 Son muchas las personas que dicen ser cristianas, sin embargo, nadie quiere ser el Cristo. Ser cristiano es escoger la puerta ancha. Pero, ¿Qué es estar en la puerta ancha? Estar en la puerta ancha no significa que vas para el infierno, de hecho, la puerta ancha, ya es el infierno.

La puerta ancha lleva por título religión cómoda. Esta puerta tiene una variedad de paquetes de ofertas, y todas son de maestría. Mencionaremos algunas ofertas que ofrece esta puerta, para que tengan una idea; por ejemplo, el indigente, el criminal, el que roba, el que le hace la vida de cuadrito al vecino, el envidioso, el iracundo, etc. Y por supuesto, todas estas personas pertenecen a una religión (la religión cómoda).

La gente dice que en la puerta ancha esta todo aquello que se denomina malo: vicios, mujeres, deseos carnales, etc., como también he escuchado decir, que por esa puerta es la más divertida; sin embargo, para decir eso, habría que estar primero en la puerta angosta.

Ahora bien, pregunto, ¿Qué es lo malo? Dice el gran poeta Shakespeare; “no hay nada malo, ni nada bueno, el pensamiento es que lo hace así” de modo que, vivir en la puerta ancha no significa que estás en lo malo ni en lo bueno. Significa que estas en un estado de dormición, en un estado de ignorancia. Por eso se dice: “Tú que duermes, despiértate, levántate de entre los muertos, y la luz de Cristo brillara sobre ti.” [Efesios 5:14]

La ignorancia abunda por esta puerta, y ser ignorante no es malo, sin embargo, cuando tienes la oportunidad de aprender y no lo haces porque quieres seguir ignorante estás escogiendo un paquete de oferta de la puerta ancha.

Cuando hay ignorancia la comprensión está ausente. Así que el ignorante se le llama ignorante, porque no sabe lo que se supone que sepa en x circunstancia. Al saber lo que se supone que sepa en (x circunstancia) deja de ser ignorante. Toda vez que tienes un problema la misma situación te está diciendo que eres ignorante porque no sabes cómo manejarlo, no tienes la solución, la comprensión está ausente, por ende sufres. Estar en la ignorancia es estar en el sufrimiento.

Estar en la puerta ancha es estar en la comodidad, aunque ya vimos que ser ignorante y sufrir no es tan cómodo, por lo menos a mí me parece así. No obstante, son muchos los que prefieren seguir sumergidos en esas cualidades con tal que, no tener que hacer ningún esfuerzo - el cual se requiere de mente y corazón - prefieren la comodidad.

Por la puerta ancha tú eliges el paquete que más se ajuste a tu conveniencia, a tu comodidad o al motivo que andas buscando. Por ejemplo, veamos cuales son los componentes que vienen en la oferta de la comodidad además de los que mencione anteriormente:

• Un día a la semana se lo dedico a Dios o dos días, qué más da.
 Ese día que trae veinticuatro horas, escojo una hora, de mucho dos horas para dedicárselo a Dios, y de esa hora, mi atención está en lo mal o bien que esta vestida fulana, en las monerías que hace el chiquillo, en el olor feo que tiene el del lado y así nos podemos ir y nunca acabar. Cuando se acaba la ceremonia, si acaso, pudiste captar algunas palabras, y ni siquiera pudiste elevarte y sentir a la Presencia de Dios.

• No me acuerdo de Dios hasta que llega algún problema.
Cuando tengo problema es cuando invoco a Dios, y quiero que me conteste rápido y si no llega la respuesta pronto me desespero, me da ira y le grito el porqué de su castigo y encima lo culpo de las cosas que me pasan.

Dije que por esta puerta abunda la ignorancia, una persona ignorante – además de lo que dije al principio, es aquella que no tiene la capacidad de percibir una solución ante un problema, o sencillamente de saber el porqué está pasando por esa condición. Son muchos los que se preguntan ¿Por qué estoy pasando esta situación? Y pocos los que buscan la respuesta. Así que, esta capacidad no la tienen debido a la elección por la puerta ancha (la comodidad = la ley del menor esfuerzo).

• Nunca hay un cambio interno en mí.
Yo sigo siendo como soy, a mí nadie me va a cambiar (en realidad nadie te puede cambiar, eso tienes que hacerlo tú) sigo pensando y sintiendo igual, aun cuando se nos dice que nos transformemos por la renovación de nuestras mentes. [Romanos 12:2]

Una persona cómoda no permite, ni acepta otras verdades que no sea las que ya conoce. En realidad no las permite, ni las acepta porque hay un gran factor que lo(a) domina, ese es el factor “miedo”. Miedo a tener que cambiar todo aquello que ya está acostumbrada hacer, miedo a enfrentarse a la verdad que no está esperando, una verdad que lo(a) incomoda; como la verdad que proclamaba el Amado Maestro Jesús, esa Verdad incomodaba a todo el pueblo y por eso lo crucificaron. Los mismos que se llamaban ser cristianos, los buenos de turno, esos fueron los que mataron al Amado Maestro Jesús.

En la biblia nos dice que, “el miedo no es otra cosa que renunciar a la ayuda de la reflexión; y cuanto menos se cuenta interiormente con esa ayuda, mayor le parece a uno la causa desconocida de su tormento”[sabiduría 17:12,13].

De manera que, si desconoces las causas de tus tormentos (sufrimiento, problemas, resistencia al cambio, etc.) es porque no hay reflexión en tu vida. La reflexión es como una madre responsable con su hijo que va llevándolo poco a poco dentro de sí a que vea por sí mismo por qué ha cometido cierto error y comprenda el porqué está pasando por ciertas experiencias, te va adentrando hacia la raíz del problema o la condición que sea. Eso es lo que hace la reflexión, mientras más practique la reflexión, tanto más conocimiento y comprensión tendrás. La reflexión es una ayuda que te da el Padre celestial para que te vayas conociendo a ti mismo. La reflexión es poner toda la atención en todo lo que haces segundo a segundo, es entrar a la cámara secreta, doblar rodilla y pedir iluminación; pero esto no lo puedes conseguir en la puerta ancha, y si lo consigues no lo entenderás hasta que no se practique.

Otra oferta que trae la puerta ancha es:

• Dejamos que otro nos diseñe nuestra religión y ciegamente creemos en lo que se nos dice sin comprobarlo.

Algo parecido nos dice en hebreo 5:13: “somos niños pequeños, dejamos que otro nos alimente con leche, porque no somos capaces de auto—alimentarnos, no hacemos las cosas por nosotros mismos” y ni siquiera buscamos esa verdad que es el alimento sólido y todo porque queremos una religión cómoda. En tanto sigas tomando leche – que no es otra cosa que hacer lo que todo el mundo hace, seguirás en la enseñanza preparatoria [hebreo 6:1] – que no es más que, repetir lo mismo todo el tiempo, preparándote para un desarrollo que nunca llegará, porque no te das la oportunidad de expandirte. Siempre estás en un primer grado. ¡Qué aburrido! 2 Timoteo 3:7 dice, están siempre aprendiendo pero nunca llegan al camino de la verdad ese camino es la puerta agosta.

Cuando decides dejar la leche (puerta ancha) para pasar a las enseñanzas Superior (puerta angosta) dejaras de ser niño y te convertirás en un adulto. Al adulto no se le dice que hacer, las cosas que hace las realizan porque le sale del corazón de allí, es cuando comienza a dejar de criticar, de juzgar; empiezas a controlar las facultades de pensamiento, sentimiento y la palabra hablada.

Y todo porque quieres manifestar el Cristo, esa belleza que nos dice en la biblia: [colosense 3:4] cuando se manifieste el que es nuestra vida, Cristo, vendrán a la Luz con Él.

Si tú piensas que ser un Cristo encarnado es imposible, estas muy equivocado (a), esta es la última meta del ser humano, convertirse en Cristo. Son muchos los que se han convertido en Cristo, por ejemplo: San Francisco de Asis, San Patricio, San José, el Buda, la Madre María y por supuesto el Amado Maestro Jesús y otros tantos. Todos ellos han sido un Cristo encarnado con diferentes servicios. Por tanto, tú también tienes esa oportunidad.

En la biblia se habla de un velo que llevaba Moisés, [2 corintio 3:14] pues ese mismo velo lo llevas tú también en tu frente, y de la única manera que se descorrerá es con Cristo.

De manera que, mientras tengas el velo tendido no encontraras la verdadera Libertad que trae felicidad y gozo permanente.

Veamos lo que trae el paquete de “la conveniencia” La conveniencia también está relacionada con la comodidad. No obstante, este paquete te ofrece la escogencia de una religión, donde puedes tener la oportunidad de subir de puesto, y claro eso es lo que mucha gente busca; verse con un maletín en mano y sentirse importante, de paso, sabes que vas a ganar mucho dinero, siempre y cuando, seas tan astuto para engañar a tanta gente como puedas. Y todo esto para hacer dinero con la palabra de Dios. [2 corintio 2:17] Las personas que escogen este paquete piensan que pueden servirle a dos dioses al mismo tiempo, al dios dinero y a Dios. ¡IMPOSIBLE! Sería como perseguir dos conejos al mismo tiempo, a la larga no atraparas ninguno. [Mateo 6:24]

Las religiones se parecen mucho a los vendedores de productos, que hacen cualquier cosa por convencerte, y en este caso, para que entres a su religión -- no para enseñarte nada nuevo, si acaso alguna u otra cosita para diferenciar su religiónsino para enseñarte algún método que puedas usar para atraer tanta gente como puedas a la congregación y así habrán más feligreses y por supuesto producirá más dinero. Y mientras ellos se hacen rico, tú sigues igual, o en muchos casos hasta peor.
Las ofertas de la puerta ancha traen de por si las cualidades destructivas de tristeza, infelicidad, preocupación, angustia, incomodidad, zozobra, etc. y no hay manera de sacar estas cualidades del paquete. Cuando te regocijas de tu ignorancia (sin saberlo) pensando que estas en el camino correcto, la posibilidad de tener conocimiento de Dios son cero; ya que el hombre que se queda en lo humano, no puede entender las cosas del espíritu [1corintio 2:14]

En Juan 16:12 dice: “tengo muchas cosas más que decirles, pero ustedes no pueden entenderlas ahora” bueno, estas cosas solo se pueden decir cuando un individuo está suficientemente preparado para recibirlas, cuando ya ha entrado por la puerta angosta, y ha dejado atrás la quejadera, el pobrecito yo, las envidias, peleas, deseos, [1 corintio 3:3] toda ignorancia y aun su propia persona.[ Lucas 14:26]

Muchas personas piensan que abstenerse de los deseos carnales, dejar algún vicio y tener una disciplina rígida con su cuerpo [colosenses 2:23] como castigarse así mismo - ya están en la puerta angosta y están ya a salvo, ERROR, esto no hace más que fortalecer el orgullo propio. El camino de la santidad es bello y lucido.

La puerta ancha es una maestra muy severa, se aprende a palazos, la vida te da palo para que despiertes y en tanto sigas dormidos las experiencias de sufrimiento serán mucho más fuerte hasta que decides abrir los ojos y te pongas a reflexionar. [1corintio 4:21] De esta manera podrás entrar por la puerta angosta y querer entrar por la puerta angosta es desear con toda tu alma ser SANTO.
 Colosense 2:23 Estas doctrinas parecen profundas por su religiosidad y humildad, y porque se trata duramente al cuerpo; pero no hacen más que fortalecer el orgullo propio.

LA PUERTA ANGOSTA

 La puerta angosta lleva por título “el camino de la Verdad”. Por esta puerta comienza el despertar, la verdadera Vida, esta es la puerta donde se aplica lo que dice en la biblia; donde puedes perder o salir victorioso todo depende de ti.

Uno de los requisito para esta entrada, es renovar los pensamientos [romanos 12:2], pues si entras con los mismos conceptos, actitudes, hábitos, costumbres, etc., tu copa, que es tu mente no podrá captar o percibir el vino nuevo (el mensaje). Ya que el vino nuevo no se puede echar en vasijas viejas; se echará a perder [marcos 2:22]. Además, se requiere constancia; Si te mantienes hasta al final tendrás el mismo poder que tuvo el amado Maestro Jesús [apocalipsis 2:26]. Ya que el Maestro Jesús vino a darnos un ejemplo, a enseñarnos, para que tú, yo, y todo el mundo haga lo mismo que el hizo [Juan 13:15], [Juan 5:20].

Como dice en 1corintio 2:6, “a los más avanzados en la fe les dispensamos una sabiduría que no nos enseñó este mundo, ni los dirigentes de este mundo”. Al entrar por esta puerta, es querer adquirir conocimiento, sin embargo, ese conocimiento tiene que ser práctico, porque en la práctica es la que te va a llevar a la perfección. Una perfección que no se logra de la noche a la mañana [sabiduría 4:13].

Todo aquel que entra por esta puerta, encontrara la enseñanza del camino a la verdad. Sin embargo, muchos entrarán, aprenderán y verán la enseñanza tan atractiva y prometedora (en el sentido humano) que se desviaran.

Al igual que la puerta ancha, la puerta angosta también, tiene varios paquetes de ofertas. Tú decides cual paquete escoger.

Entre ellos están:

• En primer Lugar, la persona que escucha la palabra con gran entusiasmo, y solo aprende teóricamente sin querer hacer nada con ella.
Estos son los que siempre tienen hambre, comen, comen y comen y no tienen tiempo para digerir y en cuanto le sobrevienen las pruebas sucumben por no tener raíces; este paquete se llama “sembrado en tierra pedregosa” [Mateo 13:20].

• Por otro lado, están los que aprenden y practican y no enseñan a nadie.
 A este paquete lo llamo “el monstruo que ruge y no hace nada [Isaías 30:7] Estos son los egoístas, los que piensan; primero yo, segundo yo y tercero yo. Este paquete no es que sea malo, sino que, a diferencia al paquete cuatro no se estás ayudando a la humanidad, estas cortando la cadena para que nadie más aprenda. [Éxodo 23:5]

• También están esos que oyen la palabra, pero no la escuchan con atención.
Este paquete lo nombrare “dejarse dominar”. Estas son las personas que oyen la palabra y al no comprenderlas, no escuchan con gran atención y al contarle a otro lo que oyó, viene ese otro, al no comprender tampoco lo que se le dice, lo desanima y le arranca lo que hay sembrado en el corazón de dicha persona, diciéndole; eso no es de Dios” “tú estás loca(o), eso no es cosa buena o cuidado! En donde te metes! , etc. [Mateo 13:19]. No te dejes vencer por lo malo, más bien vence el mal a fuerza de bien [romanos 13:21].

• Luego, Están aquellos hombres y mujeres que oyen la palabra, la meditan y producen frutos. Este paquete se llama “sembrado en tierra buena”.
Estos son los titanes, los que desean trabajar para expandir la Luz de Dios y cooperar con el Planeta Tierra. [Mateo 13:23]

• Por último, están los que utilizan la enseñanza para hacer negocios. Este paquete tiene por nombre “lo sembrado entre espinos” [Mateo 13:22] Estos son los que se creen listos y piensan que el dinero lo es todo, los que se preocupan por lo material y están completamente ciegos por las riquezas de este mundo aun cuando se dice en filipenses 2:4, no busque nadie sus propios interés, sino más bien el beneficio de los demás.

En cuanto a todo esto, 2 Pedro 2:21 nos dice, “más le valdría no haber conocido el camino de la vida nueva, que después de haberlo conocido, apartarse de la santa doctrina que se les enseño.” Como también nos dice en 2Pedro 2:2 “por culpa de muchos el camino de la verdad será desprestigiado”.

Por otro lado, en Efesio 5:5 dice que, ni los corrompidos, ni los explotadores, que sirven al dios dinero, tendrán parte en el reino de Cristo y de Dios. Así que estas avisado para que estés bien alerta y no te desanimes cuando veas algo fuera de orden por algún estudiante en esta enseñanza, no para que lo veas con ojos condenatorios sino, para que huyas y sigas buscando más adelante, hasta encontrar la verdad. Es por eso que no debes apegarte a ningún líder, a ninguna religión, a nadie que pueda interferir con tu desarrollo espiritual, porque de lo contrario, te atrasarás. “Aquellos que tu veas, que aparentan una gran religiosidad, y sus hechos demuestran lo contrario, apártate de ellos”, nos dice en 2 Timoteo 3:5.

Muchos entrarán por esta puerta, pero no todos estarán dispuestos a cumplir la Ley [Lucas 13:24] y sobre todo, a dejarlo todo; incluso – como nos dice en Lucas 14:26 -- hasta su PROPIA PERSONA. Eso suena como algo imposible para el hombre, sin embargo, para Dios todo es posible [mateo 19:26].

A esos que entran con motivos e intenciones pecuniarios, se les puede llamar infiltrados, estas personas hacen lo mismo que hizo Judas. Veamos que hizo Judas. A él se le presento la oportunidad de entrar por la puerta angosta en el momento que Jesús lo invito. (Esto significa que uno entra por esta enseñanza por medio de Cristo, él es el que nos invita, el que agita nuestro corazón para que busquemos más adelante) Judas – como todo ser humano – tenia libre albedrio para escoger entrar o quedarse en la puerta ancha, sin embargo, el escogió entrar llevando consigo un motivo, una intención [Juan 12:4,6]; Si bien, él como todos los demás discípulos estaba siendo adoctrinado por el Maestro Ascendido Jesús en el camino de la Verdad todavía estaba apegado a las cosas mundanas, en su caso al dinero; de modo que, por amor al dinero [ 2 Pedro 2:3] vendió a Jesús por unas cuantas monedas. Jesús representa el camino de la verdad. Por consiguiente, muchos de los que entran por la puerta angosta querrán vender esa verdad y muchos la compraran, como compraron a Jesús (la verdad), sin embargo una verdad comprada y no entendida no servirá de mucho, sería como comprar una lavadora sin tener electricidad. Esto fue exactamente lo que le pasó a poncio Pilato, cuando le pregunto a Jesús ¿Qué es la verdad? [Juan 18:38].

Poncio Pilato, no pudo ver la verdad, aun estando frente a la verdad (Jesús), en ese momento dejó pasar la oportunidad de entrar por la puerta angosta. Todo el pueblo estaba ciego y lo más triste, convencidos de que estaban haciendo algo bueno, porque según ellos, lo que Jesús hacia estaba en contra de la Ley de Dios. Te pregunto, ¿Cuántas veces haz juzgado tú de la misma manera que juzgaron a Jesús, Viendo con tus ojos físicos aquello que te parece incorrecto de cualquier fulano o fulana, y ni siquiera dándote la tarea de averiguar antes de juzgar? Para ver esa verdad es necesario estar despierto, atento a todo lo que pasa en nuestras vidas, comenzando por las cosas más pequeñas que nos suceden en el diario vivir; dándonos oportunidades a nosotros mismos de buscar e indagar en los que se nos dice para no creer tampoco a ciegas. Entrar por la puerta angosta exige sacrificio, y no es ese sacrificio de castigo al cuerpo cuando se hacen promesas al Dios eterno, como azotarse la espalda por ejemplo, subir por una escalera de rodillas, hacer una caminata hasta el punto de un desmayo; esas cosas son TONTERIAS, y a Dios poco le importa esos sacrificios, ya que Él dice en 2 corintio 4:18, “Nosotros, no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo invisible, ya que las cosas visibles duran un momento y las invisibles son para siempre”. Estos sacrificios son parecidos a los que se hacían en el antiguo testamento, que ofrecían animales por sus pecados, pero al rato volvían y cometían los mismos pecados, así que no tenían ningún valor ante Dios. Eso es estar en una rueda de nunca terminar.

Y te pregunto, ¿hasta cuándo vas a estar en esa rueda? ¿Cuándo te vas a cansar de lo mismo? Bueno, eso a mí no me interesa, pero, ¿no deberías tú de reflexionar en cuanto a esto? A lo mejor necesitas más palo, como dije anteriormente.

El sacrificio del cual hablo, es ese que nadie puede ver, aquel que no se puede lucir ante al mundo, el sacrificio que se hace en silencio, alabando y adorando a Dios en todo tiempo, solo tú y Dios son testigos; es hacer sagrado todo lo que hagas en tu diario vivir, desde que pones un pies en el suelo en la mañana hasta que te acuestas. Sin embargo, este sacrificio puede no agradarle a muchos ya que esos muchos le gusta que la gente lo vea dándose de pecho. He escuchado decir que, aquel que dice que es, no lo es, porque el que es, nunca lo dice.” Averigüe usted esto.

En Juan 5:4 nos da una tremenda esperanza cuando nos dice que “todo hijo de Dios vence al mundo” y un hijo de Dios es todo aquel que entra por la puerta angosta y practica todo lo que escucha y lee de esta buena nueva y al vencer al mundo, tendrás el título de dios, debido a que ya eres UN Maestro y sabes lo que encierra esta gran Verdad. Dios solo puede tener dioses [salmo 50:1], [salmo 82:6], [salmo 136:2], [Juan 10:34], al igual que un albor de aguacate, de mangos, o de peras; que solo pueden tener aguacates, mangos o peras. O al igual que un perro o un gato, solo puede tener cachorritos o gatitos. Por tanto, cuando vences al mundo -- que no es otra cosa que hacerte maestro de las energías y vibraciones (ira, envidia, coraje, deseos, etc., todo eso y mucho más, es lo que tienes que dominar (si es que así lo deseas) y serás un vencedor del mundo. ya estarás listo para reunirte con el Padre.

De modo, que al entrar por la puerta angosta y haciendo todo lo que se debe de hacer, es como ver la otra cara de la moneda, completamente diferente; se huele, se percibe, se piensa diferente. Entonces, veras el Planeta Tierra como una gran escuela, con tres maestros a escoger; la maestra sufrimiento, la maestra experiencia y la maestra gracia.

La maestra sufrimiento, como dije anteriormente, viene por la ignorancia, por no saber o comprender por qué nos sobrevienen problemas o circunstancias desagradables. Sin embargo, al entrar por esta puerta estudiaras esas leyes que son las que te sacaran de esa ignorancia. Cuando escoges la maestra experiencia estas consciente que tienes un problema o una circunstancia desagradable, pero no lo tomas con sufrimiento, sino como una experiencia porque ya estas iluminado(a), además, dejas de culpar a los que te rodean y sabes que todo lo que te pasa es porque tú misma los has creado. En el momento que dejas de culpar a los demás sabiendo que el único culpable eres tu --si es que hay que culpar a alguiencreo que la culpa es huérfana-- dejas de sufrir. La maestra Gracia es la sabiduría y vendrá después que hayas pasado un buen rato practicando y preparándote para la manifestación del Cristo dentro de tu corazón; entonces serás un Cristo encarnado, un rey o una princesa; de hecho ya lo eres. Tú decides cual camino escoger: La puerta ancha o La puerta angosta. Esa decisión solo la (lo) puedes hacer tú. Antes de decidir, vuelve y lee lo que hay en la puerta ancha y pregúntate ¿Es esto lo que yo quiero? Nacer, crecer, casarse, reproducirse y morir? ESPERO QUE NO.

 Que tengas un día FELIZ!


TE AMO. Extraído de: María G.

1 comentario:

  1. Buenoooooooooooooo, lo que es de verdad importante es seguir queriendo crecer de forma sincera, entender y sentirte para seguir aprendiendo

    ResponderEliminar