martes, 17 de abril de 2012

EL ENCUENTRO de J.A. Pagano


Los tiempos se aceleran. Las estructuras externas e internas sienten el cimbronazo. La realidad se resquebraja. Se huele la necesidad de auxilio. Millones de almas están sedientas de una mano sincera que las ayude a trascender el desconcierto. Hay quienes especulan y explotan esa necesidad de guía, lo cual sume a muchísimos peregrinos en una angustia aún mayor. Asistimos a un período de caos. Somos protagonistas de una gran transformación. No bajes los brazos, amigo. Hoy vengo a tu encuentro para que charlemos, de corazón a corazón.

En un libro anterior, que denominé “La Búsqueda”, te revelé parte de mi proceso de transformación. En aquella oportunidad la intuición me susurró al oído que había llegado el momento de conectar con mi esencia, porque estaba cobrando vida una nueva dimensión. Sobre eso, y otros temas me gustaría que hablemos.

Mis palabras no son las de un iluminado, simplemente me mueve la compasión. No puedo seguir andando si sé que una parte mía quedó sufriendo a un costado del camino. Sería inhumano seguir. Sé que hubieses hecho lo mismo, o tal vez más. Tus ojos están cansados, pero no mienten.
Por más que soy consciente de las dificultades para entenderse por medio del lenguaje, mi corazón insiste en que habrá una frecuencia sutil que viajará más allá de los conceptos. Muchas de las cosas te las diré sin decir, porque así es como actúa la magia en el entramado cósmico de luz, que está dando vida a una nueva humanidad.

Sé de tu prisa y te comprendo, pero calma, haremos de cuenta que somos llevados fuera de los límites del tiempo. No puedo revelarte todo lo que hablaremos, porque aún lo desconozco. La vida nos está regalando este mágico encuentro. Dejemos que nos sorprenda. Seremos conversados por la divinidad.
La intuición me guiña el ojo. Es posible que, después de esta charla, nos fundamos en un enorme abrazo desde el alma y salgamos corriendo, a sonreír por la vida, sin que nos importe las condiciones del tiempo; porque dentro, muy dentro nuestro, habrá salido el Sol. Disfrutemos de este encuentro.
Julio Andrés


No es muy largo,y es agradable de Leer


2 comentarios:

  1. Como ya sabes, la casualiad no existe, ayer leí este párrafo y me emocionó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonito...La emoción es un lenguaje que nos pone en contacto con nuestros sentimientos... y éstos nos ayudan a ver, aunque sea por un momento, nuestra parte más noble y pura. Con mucho cariño. Namasté.

      Eliminar