viernes, 11 de marzo de 2011

DR. EMILE COUÉ

En 1922 cuando el Dr. Emile Coué llegó a los EE.UU. Dijo:


  •  Gracias a nuestro conocimiento del efecto tan potente que una idea provoca podremos llegar a comprobar la importancia de ejercer una censura más estricta y cuidadosa sobre los pensamientos que entran en nuestra mente. Busquemos en todo momento ideas que favorezcan un mejor estado de salud, un mayor bienestar y un mayor grado de éxito.



  •  Si hemos olvidado un nombre y hacemos esfuerzos por recordarlo, sólo lograremos aumentar la dificultad, mientras que si creemos simplemente que vamos a recordarlo, así sucederá probablemente. Siempre que hay un conflicto entre la Imaginación y la Voluntad, vence la imaginación y, en ese caso, no sólo no hacemos lo que queremos, sino precisamente lo contrario de lo que queremos, y cuanto mayor es nuestra voluntad, más hacemos lo contrario de lo que queremos. El Yo consciente tiene una facultad principal que es la Voluntad; el subconsciente una facultad principal que es la Imaginación.



  •  Siempre piense que lo que tiene que hacer es fácil y lo será. Todo lo que preocupa la imaginación tiene su consiguiente expresión en las actitudes corporales y lleva a la enfermedad.


  •  La inmensa mayoría de las personas necesitan ayuda para que su imaginación se active hasta los límites de sanar las enfermedades.


  •  La autosugestión no actúa sobre la voluntad. Más bien podría decirse que la traspasa en el camino desde la mente consciente hacia la mente subconsciente. Una vez allí, su contenido se hace dinámico y desvinculándose de la voluntad y del razonamiento lógico, procura materializarse en una realidad psíquica o fisiológica, sin que la conciencia lo advierta ni se oponga.


  •  La Cura por el método del optimismo consiste en repetir durante el día en forma pausada por 10 veces mínimo: Todos los días, en todos los sentidos me sentiré mejor, mejor y mejor.