martes, 12 de agosto de 2014

La Iluminación está en la Vagina





Usted podrá pensar que estoy tratando de ser descarado o provocativo con esta afirmación: “La Iluminación está en la vagina”, pero este es uno de los dichos autenticados del Buda, y nos deja con el problema de cómo entender o interpretar esto. Parece voltear de cabeza nuestro entendimiento usual de iluminación.

La frase real en Sánscrito es: "Buddhatvam Yosityonisamasritam." Esto también podría ser traducido como “La Iluminación está en los órganos sexuales femeninos”. Esta misma opinión se expresa en varios textos Tántricos sagrados.

Parece haber mucha actividad sexual oculta involucrando a consortes femeninos en algunas Sectas Tibetanas Budistas. Los budistas occidentales, por otra parte, al parecer no saben qué hacer con este refrán, y por lo tanto tienden a ignorarlo, aunque sé de un budista occidental en Tailandia que tomó esto para significar que mucho del sexo orgásmico intoxicante está en el camino hacia la iluminación. Pero hay otro refrán budista diciendo que se refiere a que los orgasmos matan al Buda interno.

Mi comprensión del primer refrán es que se refiere a la energía sexual femenina, la cual es requerida para un monje masculino para volverse andrógeno, significando que las energías masculina y femenina se equilibran en un individuo. Esto podría ser alcanzado por un cultivo dual, como con el Tantra, o teniendo una consorte femenina, o por auto-cultivación como con la energía de la meditación. Esto es realmente el mismo proceso que también vemos en las prácticas taoístas y en los Evangelios Gnósticos. No tiene nada que ver con cambios hormonales o quirúrgicos. El segundo refrán simplemente significa que gastando nuestra energía sexual con orgasmos, no nos queda mucho para la iluminación.

En el siglo octavo, un Buda femenino, la señora Yeshe Tsogyel, alcanzó la iluminación a través de la práctica tántrica mutua. Ella explica que las mujeres deben controlar sus energías sexuales justo igual que los hombres necesitan controlar su eyaculación, si quiere cultivar la iluminación espiritual.

Si hay un escape de energía sexual, la Luz Incambiable del Buda se mata… Por ello, con el poder de la retracción, drenando el ‘amor’ con la energía básica es fuerza de vida, Yo la sostuve en el tarro de mi vientre, y manteniendo la recolección del placer incontaminado por la lujuria, privándome del Samadhi creado por la mente, no obstante deslizándome a un instante de entorpecimiento, yo experimenté la ascensión de la Conciencia.”

Este pasaje explica en bella simplicidad el proceso de la alquimia interna taoísta: producir una sensación de placer sexual, halar esta sensación desde los órganos sexuales hacia el abdomen, continuar incrementándolo conscientemente, y al mismo tiempo conduciendo la sensación de dicha meditativa de la cabeza hacia el abdomen. El flujo de energía, entonces, sigue las sensaciones. En el abdomen, la energía celestial, o energía masculina del centro de la cabeza interactúa o copula con la energía femenina de la tierra, o los centros sexuales y bajos.

La meta principal de la cultivación de la energía Taoísta es la formación de un cuerpo inmortal. Este no es un cuerpo físico, sino un cuerpo energético más alto, un cuerpo de luz. De la misma manera como en la práctica del esoterismo Budista, esto es alcanzado combinando las energías sexuales masculinas y femeninas, para que el practicante se vuelva andrógino. Esto toma lugar inicialmente en el área detrás del ombligo, en donde la energía sexual convertida ha sido acumulada practicando la Órbita Microcósmica o un método equivalente.

Nuestros polos más importantes, masculino-femenino están arriba y abajo de la espina dorsal. Esto es como un eje de energía entre dos vórtices girando, con una división secundaria masculina-femenina entre el lado derecho e izquierdo de nuestro cuerpo. La alquimia interna o copulación interna de estos polos, entonces, crea el niño divino, o cuerpo de luz inmortal. Para tener éxito, necesitamos, no solamente un fuerte polo sexual, sin también una fuerte corona, o polo celestial, formado por una meditación usual y una actitud espiritual.

Lao Tzu explicó el cuerpo de luz inmortal de esta manera: Es auto-consciente, sin embargo, sin el ego, capaz de habitar un cuerpo biológico y sin embargo no está atado a él, y es guiado por la sabiduría más que por la emoción. Completo y virtuoso, no puede morir nunca.

Sin embargo, Edgar Cayce advirtió que si usted levante el Kundalini antes de poder controlar su energía sexual, simplemente hace arder su deseo sexual y causa problemas en su camino espiritual.

Como un consejo general, esto significa que hay que practicar Karezza o la Órbita Microcósmica solamente hasta que usted pueda usar su energía sexual sin ser confrontado por deseos incontrolables.




Casi al final: http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_sexualenergy01a.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario